Jul 17

Cuando Audi declaró que posiblemente el RS6 sólo se fabricaría en versión Avant, los más puristas debieron de aplaudir la decisión de la marca de perpetuar la tradición de desarrollar las versiones más extremas de sus modelos sólo en versión familiar.

En el concesionario Audi se podrán encontrar todos los modelos y también Audi para apreciar el confort y diseño Audi.

a

No contaban, sin embargo, que la marca de los anillos podía sacarse de la chistera un RS con un 7 detrás. Y aquí lo tenemos, presto y dispuesto a enfrentarse sin rubor a los nuevos BMW M6 Gran Cupé y Mercedes CLS 63 AMG, ambos presentados también en el Salón de Detroit, paraíso este año de los cupés de cuatro puertas (cinco en este caso, aunque viene a ser lo mismo) supervitaminados.
La receta es la misma que se ha aplicado al RS6; estética deportiva, arsenal electrónico de primer orden y un propulsor que resume lo mejor de la tecnología del Grupo Volkswagen en los últimos años; es decir, el downsizing turboalimentado llevado a la enésima potencia. En este caso, bajo el capó del RS7 Sportback no atronará aquel V10 de Le Mans del RS6 anterior sino un V8 de cuatro litros con doble turbo llevado hasta los 560 CV.

El motor, todo en aluminio, eroga un par descomunal de 700 Nm disponible -y eso es lo realmente bueno- entre nada menos que 1.750 y 5.500 rpm. ¿Resultado? Puede pisársele en cualquier momento y en cualquier marcha y se convertirá en una auténtica catapulta. Tiene, por supuesto, inyección directa, dos turbos de doble scroll que soplan a 1,2 bar y un sistema de escape que convierte en una sinfonía para el oido el sonido que escapa del propulsor.

¿Prestaciones? Acelera de 0 a 100 km/h. en apenas 3,9 segundos (como el Corvette Stingray, sin ir más lejos) y la limitación de velocidad va a gusto del consumidor ya que los políticamente correctos -en Alemania- 250 km/h. pueden aumentarse a 280 o 305 con la simple adición de los packs Sport o Sport Plus.

Además, el consumo no es nada disparatado. La marca homologa 9,8 litros que parecen muy pocos hasta que alguien te cuenta que el motor dispone de la tecnología COD, acrónimo de Cylinder on Demand o, lo que es lo mismo, desconexión automática de cuatro cilindros (los números 2, 3, 5 y 8 según precisa la marca) cuando se rueda a bajo o medio régimen. Los motivos son de perogrullo. Si sólo llenas la mitad de los cilindros, en esas condiciones gastas la mitad.

El RS7 Sportback dispondrá de toda la parafernalia electrónica que se supone a un Audi RS. Lleva tracción integral quattro, como anuncia de manera tal vez poco discreta en el morro con un reparto de 40 a 60 a favor del eje trasero, un diferencial deportivo opcional en el eje trasero y el cada vez más de moda sistema de tracción vectorial sensible al par que frena la rueda interior con menos adherencia para eliminar el subviraje y ahorrarle horas extra al control de estabilidad.

La caja de cambios es la ZF habitual de todos los alto de gama alemanes e ingleses (Mercedes aparte), con sus ocho relaciones, sus tres programas de funcionamiento y su manejo secuencial. Frenos de grandes dimensiones, llantas de 20 pulgadas cromadas, afortunadamente sustituibles por otras de 21 en acabado mate, suspensión neumática con diferentes grados de ajuste o deportiva opcional convencional aunque con amortiguación pilotada, dirección activa, carrocería con parachoques y parrilla específicos… en definitiva, todo lo que puede esperarse en un Audi RS.
Y en el habitáculo, de cuatro plazas individuales, nada que no sepáis; carbono, cuero y aluminio, sistema de navegación de serie con MMI, climatizador automático de tres zonas, asistente de aparcamiento, sistemas de mantenimiento de carril, control de crucero, faros de xenón… y para los que lo quieren todo, una lista con opcionales como el head-up display, el control de crucero adaptativo, sistema de visión nocturna y equipo de sonido Bang&Olufsen. Sin olvidar que ofrece un maletero de más de 500 litros.

http://www.coches.net/nuevo-audi-a7-rs7

Hosting Wordpress